¿Eres conspiranoico o conspiranoica?

Primeras cuestiones:
  1. ¿Sabes a qué hace referencia el término conspiranoia?
  2. ¿Cómo se relacionan las teorías conspiranoicas con la situación actual desencadenada por el coronavirus?
  3. Quizás no eres conspiranoico o conspiranoica, pero ¿hay alguna noticia o afirmación en los medios de comunicación que no terminas de creerte?

Según Fundéu, la Fundación de Español Urgente, el término conspiranoia creado a partir de conspiración y paranoia, es totalmente válido. Aunque se empezó a emplear en un tono humorístico o despectivo para referirse a la obsesión por las teorías conspirativas, actualmente su uso se ha extendido a otros contextos e indica la «convicción obsesiva de que determinados acontecimientos de relevancia histórica y política son el resultado de la conspiración de grupos de poder o de un grupo de personas influyentes».

Vamos a conocer algunas de estas conspiraciones. Léelas e intenta contraargumentar; ¿por qué no podrían resultar ciertas? O, ¿estás de acuerdo con alguna?

El vídeo:
En realidad, existe una gran diferencia entre la conspiranoia y el cuestionamiento crítico de la realidad. Normalmente no reflexionamos sobre ciertas cosas porque estamos acostumbrados a aceptar lo que nos enseñan. A continuación, el matemático Adrián Paenza nos da dos ejemplos en los que se ve claramente cómo en ciertos momentos de nuestra vida solo repetimos lo que la sociedad nos cuenta sin cuestionarlo.

Los acertijos:

Como indica Adrián Paenza, el pensamiento lateral es un forma creativa de reflexión sobre los problemas con el fin de resolverlos. Aquí encontramos algunos acertijos divertidos a los que también deberemos enfrentarnos con humor y creatividad.

Quizás también te interese…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *